Como elegir el gabinete correcto.

En el momento de armar una computadora personal, en general la mayoría de las personas hacen hincapié sólo en los componentes internos que incluirá el nuevo equipo, restándole importancia al gabinete, que será no sólo el contenedor de todos los elementos, sino también que deberá lucirse en nuestro escritorio.

Por ello, la importancia de una correcta elección del gabinete de nuestra futura computadora no sólo radica en que sea el adecuado para los componentes que estarán en su interior, sino también que posea un aspecto agradable a la vista, sin que desentone por completo con el resto del mobiliario de nuestra oficina u hogar.

En principio, aclaremos que en cuanto a su diseño externo no podemos brindar una opinión precisa, ya que en lo que se trata de estética cada persona posee sus propios parámetros de belleza.

Sólo debemos tener en cuenta que en el mercado actual pueden adquirirse una gran variedad de modelos, que van desde los diseños más simplistas a los aspectos más extraños y geek que nos podamos imaginar.

El único punto importante en cuanto al diseño del gabinete es que esté fabricado con materiales fuertes y rígidos, para que facilite el montado de los componentes en su interior.

Por otra parte, lo ideal es que esté fabricado con materiales que absorban las vibraciones, aislen las temperaturas, facilite la ventilación y permitan la inclusión de nuevos y futuros elementos.

Lo ideal es adquirir un gabinete cuyo chasis esté fabricado en aluminio, aunque los realizados en acero también brindan una gran robustez.

Se deben evitar aquellos gabinetes fabricados en materiales como chapas finas troqueladas, ya que son fácilmente deformados con sólo ejercer una leve presión sobre ellos.

Tengamos en cuenta que lo importante es que el chasis interior del gabinete ofrezca una gran rigidez que soporte la montura de los elementos, y que en muchos casos el interior está fabricado en este tipo de chapa fina troquelada, que en general es la responsable de la rotura de algunos componentes debido a las vibraciones que no pueden ser absorbidas por el material.

En cuanto a la carcasa externa, esta puede ser de plástico, chapa o cualquier otro material adecuado para el uso del gabinete.

Con respecto al formato, cabe destacar que en la actualidad los más utilizados son el ATX y el Mini ATX. Estos últimos se caracterizan por ser más pequeños que los ATX en cuanto a su altura y profundidad, por lo que están limitados a motherboards del tipo Mini ATX, y sólo poseen una bahía de 3.5″ y dos de 5.25″.

Lo importante en este punto es definir cuáles son las necesidades reales que debemos satisfacer, de acuerdo a los requerimientos que surjan de la elección de los componentes que darán vida a nuestra nueva PC.

Recordemos que también existen en la actualidad gabinetes para posición vertical u horizontal, incluso algunos modelos ofrecen la posibilidad de ser colocados de ambas formas, según las necesidades de cada usuario y el espacio de su mesa de trabajo.

Otro de los aspectos importantes que se deben tener en cuenta en el momento de adquirir un gabinete es la cantidad de bahías que posee, punto que incide directamente en las futuras posibilidades de expansión de nuestro equipo.

En principio, la cantidad de bahías que incluya el gabinete dependerá del tamaño del mismo. Recordemos que estas cajas poseen bahías de 3.5″ para montar los discos rígidos y bahías de 5.25″ para las unidades ópticas tales como lectograbadoras de CD y DVD.

En este punto, nuestro gabinete debería como mínimo disponer de dos bahías de 3.5″ y dos de 5.25″, sin contar por supuesto la bahía para disquetera, un elemento ya en desuso pero todavía utilizado en ciertos mercados, pero que ahora le podemos sustituir por un lector de memoria de 3.5″ 

Cabe destacar que en general los gabinetes del tipo ATX poseen alrededor de 5 bahías de 5.25″ y entre 6 y 8 de 3.5″, tanto internas como externas.

Actualmente, también se comercializan en el mercado otros tipos de cajas que responden a necesidades precisas de los usuarios. Entre los modelos se destacan los gabinetes del tipo Barebone, las cuales se caracterizan por ser de tamaño pequeño y son ideales para el armado de un HTPC.

Por otro lado, existen los gabinetes del tipo Rack, comúnmente denominados rackeables, que han sido diseñadas para ser colocadas en unos armarios especiales que sirven para contenerlos, y su característica fundamental es la gran altura de los mismos, que permitirá la montura de una gran cantidad de elementos en el mueble.

En cuanto a la sujeción de los elementos, según el gabinete que adquiramos ésta puede ser por intermedio de tornillos, o bien con sistema de guías, que facilita la colocación y reemplazo de los componentes, evitando la manipulación excesiva.

Otro de los puntos fundamentales a la hora de elegir nuestro próximo gabinete, es sin lugar a dudas el aspecto de la ventilación correcta de los elementos que se ubicarán dentro de él.

La importancia de la ventilación en el correcto funcionamiento de un equipo y su tiempo de vida útil es una de los aspectos en los que deberemos hacer mayor hincapié.

Lo mínimo de lo que debe disponer un gabinete es de un ventilador trasero para eliminar el aire caliente que se genera en su interior. No obstante, lo ideal es que la caja cuente con dos ventiladores posteriores y dos o varios en el frente y los laterales.

También es importante que el gabinete disponga de espacio para la posible colocación de más ventiladores y disipadores, y una correcta ventilación lateral sobre el disipador del procesador, que deberá recibir aire directamente.

Asimismo, el gabinete debería poseer una gran cantidad de rejillas que permitan la entrada de aire constante, y si es posible dotadas de filtros que eviten el ingreso de polvo al interior de la caja.

Si bien en la actualidad existe una gran variedad de gabinetes que no incluyen fuente de alimentación, lo cierto es que una gran proporción del mercado las trae incorporadas.

Si en nuestro caso vamos a adquirir un gabinete que incluya fuente de alimentación, deberemos hacer hincapié en la calidad de la misma, y que posea una potencia adecuada para nuestra computadora, como mínimo 450w.

Por otra parte, es fundamental que nuestro nuevo gabinete disponga de por lo menos dos conectores del tipo USB en la parte frontal, además de los que seguramente incluirá en su parte posterior, ya que es posible que necesitemos conectar algún dispositivo de manera cómoda y fácil, sin levantarnos de la silla de nuestro escritorio.

Asimismo, el gabinete debería disponer en su frente de conectores para las entradas de micrófono y auriculares.

Si bien no todos los modelos de gabinetes poseen pantalla en su frente, en la que se indican los datos captados por sensores de temperatura, humedad y otros, puede utilizarse una de las bahías de 5.25″ para el montaje de este tipo de accesorios.

Estas pantallas no sólo le ofrecen un aspecto visual agradable al equipo, sino que representan un elemento de gran utilidad para controlar permanentemente el correcto funcionamiento de nuestra PC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s