Esta máquina puede hacer cualquier cosa que sepamos cómo ordenarle que la ejecute…”. La frase pertenece a Ada Lovelace, la primera programadora de ordenadores de la historia, que escribió y publicó algoritmos para la Máquina Analítica de Charles Babbage en 1843. Hija del poeta inglés Lord Byron, Ada ha recibido un gran reconocimiento por la labor desarrollada en el mundo de la informática.

Augusta Ada Byron King nació un 18 de diciembre de 1815, fruto de la relación del poeta romántico Lord George Gordon Byron y Anna Isabella Milbanke Byron. A pesar de ser una hija legítima, casi no tuvo relación con Lord Byron debido a que se separó de su madre cuando la niña tenía unos dos meses de edad. En 1835, Ada se casó con William King, quien en ese momento era barón de King y más tarde seria nombrado Conde de Lovelace. Así fue como su nombre (de casada) pasó a ser Lady Augusta Ada Byron King, Condesa de Lovelace, cuya denominación moderna más corta es Ada Lovelace. Esta extraordinaria mujer creció, vivió y murió -en 1852- en Inglaterra.

Ada Lovelace es considerada la primera persona que programó una máquina. Es muy posible que el encono que tenía su madre con Lord Byron, luego de que sus caminos se separasen, haya sido en gran medida responsable del rumbo que tomó la vida de Ada. En efecto, su madre comenzó a educar a la pequeña lo más lejos posible de la literatura. Anna Isabella suponía que si acercaba a su hija a las ciencias, de alguna manera la estaría alejando de su padre, y así fue como la niña comenzó a estudiar con August Morgan -el primer profesor de matemáticas de la Universidad de Londres- como tutor. Por su intermedio conoció y se hizo amiga de Mary Sommerville, una brillante matemática, hecho que seguramente también influyó en su amor por la lógica.

Babbage nunca logró construir la Máquina Analítica. Babbage nunca logró construir la Máquina Analítica.

En 1833, Ada Lovelace fue presentada en sociedad, por lo que comenzó frecuentar fiestas, teatros, y demás eventos a los que iban las jovencitas de su edad. La Inglaterra de la primera mitad del sigo XIX era una ciudad llena de gente interesante, y Ada conoció a David Brewster (el físico Británico que inventó el caleidoscopio), a Charles Wheatstone (físico famoso por sus trabajos con la electricidad), a Michael Faraday (inventor del motor eléctrico, el generador y la dinamo) y al escritor Charles Dickens. Pero el encuentro que cambiaría su vida tendría lugar en una conferencia dictada por un escritor y científico irlandés llamado Dionysus Ladner. En esa reunión fue presentada a Charles Babbage, un matemático y científico inglés, que estaba diseñando una“máquina analítica”capaz de ser programada para ejecutar diferentes algoritmos y resolver cualquier clase de problema, y que funcionaba según los mismos principios lógicos que los ordenadores actuales.

Ada quedó deslumbrada por la mente de Babbage -algunos historiadores insisten en que además fueron amantes– y rápidamente se puso al tanto de los pormenores de la Máquina Analítica, estimulada por las posibilidades que ofrecía un aparato semejante. Por su parte, Charles Babbage encontró el apoyo matemático perfecto en Ada. Tan impresionado estaba con su talento, que aceptó que fuese su discípula y, más tarde, su colaboradora. Como parte de su trabajo con Babbage, Ada tuvo que traducir y analizar escritos de otros cientificos. La primera publicación que Ada realizó fue una traducción de un artículo escrito por el matemático italiano Luigi F. Menabrea (originalmente en francés) acerca de la Máquina Analítica de Charles, al que Ada le agregó un análisis del funcionamiento de la misma.

Ada Lovelace murió de cáncer el 27 de noviembre de 1852 a los 36 años. Ada Lovelace murió de cáncer el 27 de noviembre de 1852 a los 36 años.

Cuando se encontraba realizando esas tareas concibió lo que luego llamaría “un plan” capaz de hacer que la máquina ideada por Charles pudiese ser reconfigurada para calcular números de Bernoulli a través del uso de tarjetas perforadas. Hoy día ese “plan” es considerado el primer programa de ordenador -escrito unos 100 años antes de que se fabricase el primero de ellos-,  por lo que Ada Lovelace es considerada como la primera persona en describir un lenguaje de programación de carácter general. Poco tiempo después aportó a la informática conceptos como “bucle” (un grupo de instrucciones que se ejecutan varias veces) o “subrutina” (un trozo de programa que puede ser invocado cuando se lo necesita). También inventó una forma para describir algoritmos en la Máquina Analítica, creando así el primer lenguaje de programación.

No hay que olvidar que Ada vivió en la época victoriana, donde era muy poco habitual -e incluso hasta mal visto- que una mujer se ocupase de estos temas. El mismo Babbage nombraba a Ada en sus publicaciones como una simple transcriptora, restando de esta forma importancia a los aportes de su amiga, no porque el lo quisiera, sino porque las costumbres de la época lo obligaban. Ada sabía que sus aportes no serían apreciados hasta muchos años después, así que reunió sus apuntes -enriquecidos con inscripciones, demostraciones y análisis de sus investigaciones- y los publicó con las iniciales “A.A.L.” En 1843 escribió un artículo que incluía demostraciones de cómo calcular funciones trigonométricas con variables y los programas necesarios para que la Máquina Analítica los hiciese funcionar. Este artículo, publicado bajo el título de “Notas“, fue extendido y refinado décadas más tarde por John Vonn Newmann y Alan Turing.

El “Lenguaje de Programación ADA” se basa en Pascal El “Lenguaje de Programación ADA” se basa en Pascal

Ada Lovelace murió de cáncer el 27 de noviembre de 1852 a los 36 años. Como reconocimiento a su trabajo existe un lenguaje de programación que lleve su nombre, basado en Pascal y creado en 1979 por el Departamento de Defensa de Estado Unidos. El “Lenguaje de Programación ADA” se utiliza principalmente en aquellos entornos en los que resulta indispensable una gran seguridad y fiabilidad, por lo que es el elegido por los departamentos de defensa, la industria aeronáutica y la industria aeroespacial, entre otros.

Anuncios