La vida de un programador… triste realidad.

el

Acabas de salir de la empresa donde felizmente trabajabas sintiendo que la vida como freelance iba a ser un sueño hecho realidad. Sin jefes, nada de horarios y trabajando cuando quisieras desde la comodidad de tu propio hogar. Ibas a entrar por la puerta grande, fue cuando notaste el impacto. La puerta grande estaba cerrada.

Un mundo sin jefes: esto es lo primero que te produce un breve placer, pero es una cruda mentira. En realidad te transformas en tu propio empleado, siendo tu jefe el hijo ilegitimo del Marques de Sade. Recordás esos pequeños errores que tenias en tu código/performance/diseño de db/etc que ocultabas con un poquito de trabajo extra o excusas fáciles para despejar dudas o temores? Bueno, olvidalas. Ahora tu jefe sabe todo lo que vos sabes y conoce cada uno de tus pecados. Y te los va a recordar constantemente como si fuera un Pepe Grillo Infernal. Cada proyecto que lances por mas que funcionen y tengas a tus usuarios contentos en tu mente nunca van a salir de un eterno beta. Siempre se puede mejorarlo, el “mañana lo arreglo” desaparece cual cafe en la noche. Si no sabes o aun no podes dejar ir un proyecto tené cuidado con vos mismo.

Yo manejo mi propio horario: lo cual significa que vas a poder trabajar durante días manteniendo a tu saturado y cansado cuerpo solamente con cafeína por vía intravenosa. Ese sueño de despertarte a la hora que quieras para poder trabajar dos horas y salir de joda por ahí va a desaparecer mas rápido que tu estabilidad mental. Ahora tu entrada monetaria es directamente proporcional a la cantidad de trabajo que realices; y adivina que es lo primero que vas a querer hacer? Saturarte. “Si, voy a agarrar este trabajo si total lo resuelvo en dos horas” hasta que te das cuenta que tu cliente quiere introducir un pequeño cambio. Esa simple agenda de eventos se transforma en un complejo CRM con capacidades de videochat e inteligencia artificial. Y lo mejor es que cuando lo entregues te van a pedir algo mas! Vas a tener que aprender rápidamente cual es tu capacidad real, donde están tus limites y reconocer lo que se esconde detrás de esas supuestas 200 lineas de código que planificaste.

Mi oficina, el living: la idea es seductora. Programas desde la cama con aire acondicionado, sin remera, con una coca a un lado y un sándwich del otro. Los placeres del hogar… Ahora volvamos a la realidad, pensá no en una oficina en tu casa. Pensá mas bien en una casa en tu oficina. Oficina donde dormís, despertás, comes y trabajas. Ese sueño se transforma en pesadilla mucho antes de que puedas decir “el nudo de esta soga me quedo muy bien”. Separar lo personal de lo laboral es mucho mas complicado de lo que parece al principio. Y si no encontrás rápido la forma de separarlo vas a terminar viendo como uno sale volando por la ventana. Podes buscar alguna oficina temporal en lo de algún amigo, un café tranquilo y que te guste, un parque. Donde sea pero que te permita dejar el trabajo atrás cuando volvés a tu casa.

Si llegaste hasta acá es porque todavía querés ser freelance, así que voy a dejar que lo descubras por vos mismo. Lo mejor que podes hacer como programador es conocer a un buen diseñador web (o aun mejor, varios) que este trabajando y en quien puedas confiar. Son la mejor fuente de trabajo que puedas llegar a encontrar. Si sos un programador medianamente bueno y los ayudas te van a llover pedidos con la suficiente regularidad como para mantenerte. Aun mejor si conseguís que alguien en el exterior te pase la suficiente cantidad de trabajo (en moneda extranjera, claro) podes llegar a vivir bastante bien. Esto no es siempre tan simple como suena, pero no es imposible.

Como mercenario web dependes exclusivamente de tu renombre, así que va a ser mejor cumplir con la gente con la cual trabajas y con tus clientes. Un cliente insatisfecho muy probablemente te va a recordar por un buen tiempo. Podes igualmente ejercitar el musculo de la fama haciendo y participando en proyectos donde puedas poner tu esfuerzo (y que puedas poner en tu portafolio). Participar en proyectos de software libre es una forma, ayudando a otros programadores con tu conocimiento y experiencias, escribiendo en tu blog acerca de cosas que conozcas o problemas que hayas solucionado tenes un montón de formas de darte a conocer como un trabajador hecho y derecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s