¿Compartes datos personales online? Tu identidad digital peligra. Conoce sus riesgos y cómo evitarlo

https://i0.wp.com/images.planeo.com/pictures/offers/88147/864e5a2cd4b4a8650284c58e43774e92.jpg

Según cifras del Eurobarómetro 390 sobre Ciberseguridad publicado en 2012, el 7% de los españoles reconoce que ocasionalmente le han robado su identidad en Internet, y el 1% admite que esto le ocurre con frecuencia. El robo de identidad online se ha convertido en los últimos años en uno de los objetivos principales de los cibercriminales.
Internet ha pasado a ser una herramienta fundamental para comprar, consultar nuestras cuentas bancarias e incluso socializar. En los últimos años ha habido un enorme crecimiento de las redes sociales como Facebook, Twitter, etc. Esto ha producido que los usuarios compartan todo tipo de detalles personales, así como música, imágenes y videos.
Cuantos más detalles personales se comparten, más expuestos estamos al robo de identidad online. El robo de identidad permite a los ciberdelincuentes la obtención de bienes y servicios en nombre de la víctima. Un cibercriminal podría, por ejemplo, abrir una cuenta bancaria, obtener una tarjeta de crédito, solicitar un permiso de conducir o un pasaporte a nombre de otra persona e incluso, robar dinero directamente de la cuenta bancaria.

Vicente Díaz, analista senior de malware de Kaspersky Lab, comenta “la importancia de incorporar a nuestras rutinas habituales hábitos como cifrar nuestros datos sensibles, hacer siempre backups o copias de seguridad y activar alertas de pago por SMS es fundamental para proteger nuestros datos sensibles. Estos gestos son sencillos de implementar y ayudan a evitar estos ataques de cibercriminales”.

Desde Kaspersky Lab aseguran que el robo de identidad es un problema creciente y propone una serie de consejos para evitar este tipo de amenazas:

No almacenar datos financieros:

Es cómodo tener almacenados los datos de tarjeta de crédito o la dirección de facturación en las tiendas online donde se suele comprar. No obstante, debido a las brechas de seguridad de estas páginas, es conveniente no hacerlo.

Cuidado con las estafas digitales

Existen muchas formas de timos online. Algunos de ellos se reconocen fácilmente: como el email procedente de una familia real en África, la cual quiere compartir con nosotros millones de dólares. U otros más engañosos como las notificaciones para restablecer la contraseña de nuestra entidad bancaria. De todos modos, hay que ser cautelosos ante cualquier mensaje online que pida información personal o requiera la descarga de un archivo.

Seguros

El robo de identidad se ha convertido en un riesgo que ya cubren las empresas aseguradoras, protegiéndote en caso de ser víctima de un ataque de este estilo.

El riesgo de los dobles

Una de las formas con peores consecuencias del robo de identidad es crear una presencia online doble que haga creer a nuestro círculo que somos nosotros e intercambien información con alguien desconocido. Aunque se trate de una broma, este ataque puede dañar nuestra reputación. Para evitarlo, desde Kaspersky Lab recomiendan a los usuarios buscarse periódicamente en Google o Facebook para asegurarse que nadie se está haciendo pasar por nosotros. Si es éste el caso, se debe informar de dicho abuso en la red social pertinente e intentar cerrar el perfil cuanto antes.

Rapidez

Si un usuario cree que ha sido víctima de un robo de identidad, tiene que actuar lo más rápido posible. Debe ponerse en contacto con el banco, proveedor de email o cualquier plataforma comprometida. Normalmente, los robos de identidad poseen motivaciones financieras y pueden tener un efecto devastador en la cuenta corriente.

Usar contraseñas seguras

Los ataques contra los servicios en la nube como DropBox o LinkedIn han puesto en peligro la seguridad de millones de usuarios. No obstante, es posible ponerles un límite si se utilizan claves seguras y robustas. Lo cierto es que no es sencillo recordar una contraseña segura (larga combinación de letras, números y caracteres no alfanuméricos) por lo que la mejor opción es utilizar un gestor de contraseñas –password manager- que ofrecen las soluciones de seguridad de Kaspersky Lab. Además, es aconsejable cambiar dichos códigos con frecuencia, usar claves únicas para cada cuenta y tener una cuenta de correo electrónico solo para las finanzas online.

Solución de seguridad

Siempre es recomendable tener una solución de seguridad que nos proteja frente a cualquier amenaza conocida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s