A pesar de que la Agenda Digital fue lanzada hace dos años para poner a México a la vanguardia en telecomunicaciones, el País sigue rezagado en acceso a Tecnologías de la Información.

El reporte “Estado de la Banda Ancha 2013”, de la Comisión de Banda Ancha para el Desarrollo Digital de la Unión Internacional de Telecomunicaciones y la Unesco, muestra que México es una nación con limitada disponibilidad en esta tecnología, telefonía móvil y acceso a la red de Internet.

La penetración de la banda ancha es todavía minoritaria, ya que se registra un nivel de 10.9 por cada 100 habitantes, muy por debajo de los países que van a la vanguardia, como Suiza y Holanda, que contabilizan 41.9 y 39.4 respectivamente.

Cabe destacar que Holanda lanzó su Agenda Digital en 2010, es decir, sólo un año antes que el País.

Con esta puntuación, México se coloca en el lugar 64 de una lista de 183 países y en la que es superado por naciones como Trinidad y Tobago, Líbano y Bahréin.

México sale peor parado en el indicador de acceso a banda ancha móvil, ocupando el lugar 92 de la tabla.

La penetración es de sólo 9.7 por cada 100 habitantes, lejos de los más avanzados, Singapur, Japón y Finlandia, en donde el puntaje rebasa el ideal, 123.3, 113.1 y 106.5 respectivamente.

En cuanto al acceso a Internet, México se ubica en el escalafón 43 con 26 de cada 100 familias, es decir, mientras que uno de cada cuatro hogares mexicanos tienen acceso, prácticamente todos los domicilios coreanos están conectados, 97.4 por ciento.

Sin embargo, si el vector de medida es el porcentaje de individuos que usan la red, México se desploma en la clasificación hasta el lugar 97.

En el País sólo 38.4 por ciento de la población usa Internet.

El índice es una muestra de la aplicación de las políticas nacionales encaminadas a impulsar el uso de tecnologías de la información como palanca del desarrollo social y económico.

Además, permite ver el estado de cumplimiento asumidos por los países miembros de este organismo especializado de las Naciones Unidas en el horizonte 2015.

México, al igual que el resto de los países emergentes, se comprometió a conectar a la red 40 por ciento de los hogares para ese año, y garantizar su acceso al 50 por ciento de la población.

El costo de acceder a la red no debería superar el 5 por ciento del salario medio mensual.

El documento sostiene que el desarrollo de tecnologías y servicios eficientes pueden contribuir de manera acelerada a superar rezagos en salud, educación, gestión ambiental, igualdad de género e inclusión social.

En marzo pasado se celebró la séptima sesión de la Comisión de Banda Ancha para el Desarrollo Digital.

Una reunión en la que participó el secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, Hamadoun Toure; el presidente de la Fundación Telmex, Carlos Slim, y el Secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, éste último reiteró el compromiso de México por cumplir con la agenda del 2015.

Anuncios