El próximo modelo del popular cable de comunicación será más pequeño, idéntico por ambos lados, con mayor velocidad de transferencia de datos y será compatible con futuros cambios. El diseño se terminará para mediados de 2014 y el producto estará en el mercado para 2016.

Los inventores del cable USB, cuyo nombre oficial es Universal Serial Bus, anunciaron que la próxima versión del dispositivo, será idéntica por ambos lados.

Esto quiere decir que los usuarios no tendrán que preocuparse por qué lado conectan el cable a la computadora o a cualquier otro aparato.

El diseño, conocido como USB Tipo-C, se terminará para mediados de 2014 y el producto estará en el mercado para 2016.

El nuevo USB viene a competir con una de las ventajas que actualmente tiene el cable conector Lightning de Apple, diseñado para los dispositivos de la empresa, también idéntico por los dos lados y mucho más pequeño que su antecesor.

El primer USB salió a la venta a mediados de los 90 y, hasta el momento, sólo podía introducirse de una sola manera para garantizar la transferencia de información.

El Grupo Promoter, que se encuentra detrás del diseño del conector, cuenta entre sus integrantes a representantes de Intel, Hewlett-Packard, Microsoft, Renesas Electronics, ST-Ericsson y Texas Instruments.

“Los consumidores quieren productos que sean más delgados y elegantes, y nuestra compañía reconoce esa necesidad”, dijo el presidente del Grupo Promoter, Jeff Ravencraft.

Según el ejecutivo, la modificación no tiene relación con el cambio que introdujo Apple con el cable Lightning.

Mejoras

Las otras novedades de la próxima versión del USB incluyen:

Su tamaño será menor, las dimensiones del enchufe serán similares a las del formato micro-USB utilizado por tabletas y muchas de las últimas versiones de teléfonos móviles.

Alcanzará una potencia máxima de 100 vatios.

La velocidad de transferencia de archivos será de 10Gbps (gigabit es la unidad de referencia para medir cuán rápido pasa la información de un dispositivo al otro), lo que duplica la que ofrece actualmente.

Compatibilidad con futuros rediseños.

“Estas modificaciones mejorarán las funcionalidades del USB y permitirán que siga siendo de fácil empleo para la diversidad de productos que pueden salir al mercado en los próximos años”, afirma Roland Sperlich, de Texas Instruments.

Para algunos en la industria se trata de algo positivo, aunque con matices.

“No creo que los consumidores compren el dispositivo debido al tipo de enchufe, así que en lo que respecta a la preferencia de cierto tipo de celular, tableta o computadora, no creo que haga mayor diferencia”, semana Ian Fogg, de la empresa informática IHS.

“Creo que la importancia de este rediseño –prosigue Fogg- está en la conveniencia de usar los dispositivos porque cada vez con más frecuencia los USB se utilizan no sólo para transferir información, sino para cargar la batería de nuestros diferentes aparatos”.

Y añade: “Cualquier cosa que agilice ese proceso es bueno porque es algo que tenemos que hacer constantemente”.

Anuncios