Asociamos virus informáticos a nuestros equipos de sobremesa (PCs) y pensamos que, en muchos casos son cosa del pasado, recordamos cómo instalábamos los famosos antivirus en nuestros ordenadores y rezábamos para que un ‘Viernes 13’ no nos bloquease el sistema operativo de por vida.

Según los datos de la Oficina de Seguridad del Internauta, los usuarios de smartphones y tabletas tienen, en su gran mayoría, una nula percepción de peligro de un ataque a sus dispositivos por parte de virus informáticos. La situación es paradójica, ya que en estos dispositivos intercambiamos, a diario, vídeos, enlaces, fotos, correos… y, por si esto fuera poco, en nuestro móvil o tableta almacenamos cientos de contactos personales, direcciones de correo, contraseñas de redes sociales… Una mina para los piratas.

Para que te hagas una idea, cada mes se generan más de 20.000 virus para dispositivos móviles y sólo un 50% de los usuarios de Android, el sistema operativo más atacado, disponen de una app de antivirus. No hace falta que te digamos lo que esto significa y más si tenemos en cuenta que el acceso a Internet desde móviles ya suma un 92% de usuarios. ¿Está tu móvil o tableta a salvo de los virus?

La forma de entrada del ‘malware’ es la misma que en los ordenadores de toda la vida, pero, ahora, las vías de acceso son infinitas. Desde whatsapp, a correos, pasando por mensajes privados en redes sociales a sms maliciosos con ofertas o promociones irrechazables que, sin embargo, nos pueden causar un grave problema, no solo por estropear nuestros preciados dispositivos, sino por poner al alcance de cualquiera toda la información que almacenamos en ellos.

¿Cómo saber si mi tableta o móvil ha sido infectado? Al igual que ocurre con los equipos informáticos, un diagnóstico que no falla es el de que nuestro dispositivo móvil comience a ir excesivamente lento, otra es un consumo exagerado de datos sin motivo aparente ¡Cuidado con tu factura! ¿Te salen múltiples ventanas cuando accedes a Internet con tu móvil? Lo más probable es que hayas sido víctima de una infección.

¿Y cómo puedo detectar estos virus? En el caso de los móviles y tabletas, gran parte de ellos viene asociado al uso de aplicaciones específicas para este tipo de dispositivos. Algunos ejemplos son:

1- Whatsapp de oro: Uno de los más conocidos y peligrosos. Si tenemos en cuenta que un 94% de los mexicanos usan este servicio de mensajería instantánea, el peligro es más que evidente. El timo consiste en ofrecerte una mejora y exclusiva novedad que te permite disfrutar de fondos y utilidades exclusivas al ‘módico’ precio de 36 euros. Lo que no dice es que será a costa de tus datos personales y que, por supuesto, de ventajas, nada de nada.

2- Virus de la policía: Suele propagarse por el correo electrónico, pero en los últimos años se ha adaptado a los nuevos tiempos y ahora se transmite a través de mensajes privados a través de las redes sociales (preferentemente Twitter). Recibes un mensaje en forma de citación policial por un asunto de interés.

3- Alguien habla mal de ti…: Otro virus propio de las redes sociales en el que uno de tus contactos te adjunta un enlace en el que, supuestamente, te alerta de que alguien está hablando mal de ti. Si accedes al enlace tu dispositivo queda en manos de los piratas y, por supuesto, tus cuentas siguen la cadena del virus a todos tus contactos.

4- A través de los códigos QR o Bidi: Piénsatelo dos veces antes de escanear con tu cámara un código que te remite a una web de la que no conoces nada o no tienes referencia. El virus podría bloquear la cámara de tu dispositivo y acceder a todas las imágenes que almacenas.

5- ¿Es ésta tu foto? El más reciente, ya que se ha detectado en los primeros días de este año. Suele llegar por SMS, enlaces en redes sociales o mensajes de whastapp a través de un enlace que, con el gancho de mostrarte una foto tuya, hace que te descargues la aplicación PhotoViewer.apk que en realidad es un malware que acaba por adueñarse de tu dispositivo móvil.

¿Qué puedo hacer para evitarlos? Pues al igual que con nuestros equipos informáticos, tener siempre a mano una aplicación antivirus en nuestra tableta o móvil: las hay a cientos y ocupan muy poco memoria. Junto a esto, desconfía de todas las tiendas “no oficiales” en las que se te oferten aplicaciones, ya sean gratuitas o de pago, confía en las oficiales. (PlayStore para Android y Apple Store para Apple).todas las tiendas “no oficiales” en las que se te oferten aplicaciones, ya sean gratuitas o de pago, confía en las oficiales (PlayStore para Android y Apple Store para Apple).

Anuncios