Desde la lata hasta el refresco y la pintura.

11209521_993765297324804_2981467381379857349_nLa facilidad con la que adquirimos cualquier producto hoy día en las ciudades y muchos poblados puede eliminar la curiosidad sobre cuál es el camino que recorrieron para llegar a nuestras manos. Las personas, industrias y países que se involucran para que llegue a ti lo que vistes, comes, consumes. Quizá una de las marcas más extendidas y que podría decirse llega a todo el mundo es la Coca-Cola, y para responder la historia que cada lata transcurre para llegar a ti retomamos el artículo publicado por Kevin Ashton en Medium.com

Asthon cuenta que cada lata proviene de un pueblo de 4,000 personas, llamado Pinjarra al oeste de Australia, el lugar cuenta con la mina más grande del mundo de bauxita, mineral que se tritura y lava con hidróxido de sodio caliente, que se separa en hidróxido de aluminio que al enfriarse y luego hornearse se convierte en óxido de aluminio o alúmina. La alúmina se disuelve en una sustancia llamada criolita fundida para convertirla en aluminio puro que después de fundirse se coloca en moldes para crear baras cilíndricas que se exportan. Si son para Coca-Cola se envían a Long Beach en Los Angeles.

La barra se transporta a Downey, California, donde se convierte en láminas de aluminio. Las hojas se perforan en círculos y se forma una taza. La transición del círculo plano con algo que se parece a una lata tarda aproximadamente una quinta parte de un segundo.

El exterior de la lata se decora con una capa de base de acrilato de uretano, a continuación, hasta siete capas de pintura acrílica de color y barniz que se sella con luz ultravioleta, y el interior de la lata está pintado también – con una sustancia química compleja llamada revestimiento polimérico comestible que impide que cualquier residuo de aluminio pueda entrar al refresco. Hasta ahora, esta inmensa cadena de producción sólo ha creado una lata vacía, abierta, sin tapa. El siguiente paso es llenarla.

La Coca-Cola está hecha de un jarabe producido por la compañía Coca-Cola de Atlanta. El principal ingrediente de la fórmula utilizada en los Estados Unidos es un edulcorante llamado jarabe de maíz de alta fructosa de 55 años, llamado así porque es 55% de fructosa o “azúcar de fruta” y 42% de glucosa o “azúcar simple” – la misma proporción de fructosa en glucosa como la miel natural.

El jarabe se hace al moler el maíz hasta que se convierte en almidón de maíz. El almidón de maíz se mezcla con una enzima secretada por una bacteria en forma de vara llamada Bacillus y una enzima secretada por un hongo llamadoAspergillus. Este proceso crea la glucosa. Una tercera enzima, también derivada de las bacterias, se utiliza entonces para convertir parte de la glucosa en fructosa.

El segundo ingrediente, es colorante de caramelo que da a la bebida su característico color marrón oscuro. Hay cuatro tipos de colorante de caramelo – Coca Cola utiliza el tipo E150d, que se obtiene calentando azúcares con sulfito y amoniaco para crear líquido marrón amargo. El jarabe de otro ingrediente principal es el ácido fosfórico, lo que añade la acidez y se hace mediante la dilución de fósforo quemado (creado por calentamiento de fosfato de roca en un horno de arco) y su procesamiento para eliminar el arsénico.

Una proporción mucho menor del jarabe son saborizantes, como la vainiclla que proviene de México después de secarla y prepararla por tres meses, la canela, corteza interior de un árbol de Sri Lanka, la hoja de coca, que proviene de América del Sur y sólo se permite procesar por la fábrica en Nueva Jersey para eliminar su estimulante adictivo o cocaína, y finalmente la nuez de cola que se encuentra en un árbol que crece en la selva tropical africana (este puede ser el origen de los rasgos distintivos logo rojo de Coca-Cola, intuye Ashton).

El ingrediente final es la cafeína, un alcaloide estimulante que se puede derivar de la nuez de cola, los granos de café y de otras fuentes.

Todos estos ingredientes se combinan y se reducen a un concentrado que se transportan desde la fábrica de Coca-Cola Company de Atlanta a Downey donde el concentrado se diluye con agua infundida con dióxido de carbono. Parte del dióxido de carbono se convierte en gas en el agua, y estas burbujas de gas que dan efervescencia, también conocido como “burbujeo”, después de su sonido. 12 onzas de esta mezcla se vierte en la lata.

Después de llenarla, se coloca la parte superior de la lata. La tapa también es de aluminio, pero tiene que ser más gruesa y fuerte para soportar la presión del gas de dióxido de carbono, por lo que utiliza una aleación de magnesio mayor que la del resto de la lata. Después de colocar la tapa se doblan los bordes y se solda para sellar. Con 12 latas se envasa una caja de cartón pintado que se lleva al refrigerador, utilizando una máquina capaz de producir 300 latas por minuto.

El producto terminado es transportado por carretera hasta un centro de distribución que lo puede llevar a los centros comerciales o puntos de venta. En México, la compañía se asentó en 1926 y surgieron las primeras embotelladoras en Monterrey y Tampico, para 1945 ya había 28 plantas en el país, actualmente hay 13 grupos embotelladores con 56 plantas, 368 centros de distribución que viajan por más de 10 mil rutas de reparto.

Así que cuando veas una ya sabes todo lo que hay detrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s