Resultado de imagen para marvel dc

‘Batman v Superman: El amanecer de la Justicia‘ y ‘Capitán América: Civil War‘ son dos de las grandes apuestas del cine de superhéroes de este año. Sin entrar en si es mejor la de Warner Bros. o la de Marvel Studios le mostrare unos cuantos puntos en común que tienen ambas películas. Tantos que, de no ser por la gran cantidad de diferencias entre ellas, casi podríamos decir que Zack Snyder y los hermanos Anthony y Joe Russo cuentan básicamente la misma historia aunque con resultados muy distintos.
Por si no han visto todavía alguna de las dos aviso de que, a partir de este momento, encontraran varios spoilers en este artículo.
El detonante sucede en un país extranjero
Aunque las acciones de los Vengadores habían causado daños en territorio norteamericano no es hasta la operación contra Crossbones y su equipo de mercearios en Nigeria, como si no hubiera sido suficiente por la catástrofe de Sokovia (ciudad que incluso da nombre al Acuerdo), cuando las Naciones Unidas deciden que hay que controlar a los superhéroes.
Curiosamente en la película de la Warner también es una intervención en un país africano (el rescate de Lois tras la muerte de Jimmy Olsen, y las matanzas causadas por las luchas de poder que siguen a la desaparición del señor de la guerra keniata) lo que provoca que el Senado norteamericano decida tomar cartas en el asunto y pedir explicaciones de sus actos a Superman.
Dos puntos de vista opuestos
Tanto ‘Batman v Superman’ como ‘Civil War’ tienen tramas que cubren muchos puntos diferentes y siguen distintos hilos argumentales que acaban confluyendo, y ambas películas tienen a un villano oculto que busca enfrentar a los héroes unos contra el otros, pero en última instancia el núcleo es la pelea entre los protagonistas que además da título a cada película.
En la primera, la lucha de Batman (Ben Affleck) con Superman (Henry Cavill), que comienza siendo filosófica y termina en un enfrentamiento literal, es el momento decisivo de la historia, es el centro en torno al cual gira todo lo demás; La segunda tiene a Iron Man (Robert Downey Jr.) formando su propio equipo de Vengadores para hacer frente al bando rival del Capitán América (Chris Evans) y eso consigue ser el hilo narrativo que mantiene todo unido, desde el flashback que vemos al comienzo hasta las dos escenas postcréditos.
El villano que mueve los hilos
A pesar de que Marvel ha tenido mucho interés en mostrar las muchas diferencias en el temperamento y la visión del mundo que existen entre Tony Stark y Steve Rogers (incluso tuvimos un breve “intercambio de opiniones” cortando leña en ‘Vengadores: La era de Ultrón’), hay una fuerza externa que aboca a los dos excompañeros al choque del título, y no nos referimos a la intervención de la comunidad internacional con la que uno está de acuerdo y el otro rechaza. En realidad es el Coronel Helmut Zemo (Daniel Brühl), un hombre que se ha obsesionado con vengarse de los Vengadores por matar sin querer a su familia durante la batalla de Sokovia, y que conspira para enfrentar a los dos líderes, al darse cuenta de que solo uno de los superhéroes podrían superar al otro.
En la película de DC es Lex Luthor (Jesse Eisenberg) el único responsable del conflicto entre los dos pesos pesados superheróicos, tomando un papel mucho más activo y directo al hacerlo ya que sutilmente manipula a Bruce Wayne durante los 18 meses anteriores, avivando sus miedos y el resentimiento contra Superman, mientras que al mismo tiempo secuestra a la madre de Clark Kent y amenaza con matarla a menos que Superman elimine a Batman.
Amenazas superpoderosas
No es suficiente que Zemo y Luthor tiren de los hilos de nuestros protagonistas y fuercen un cara a cara, también tienen como parte de su plan maligno una amenaza superpoderosa a la que se deberán enfrentar los héroes, una fuerza imparable que demuestra ser uno de los enemigos más duros a los que se han enfrentado. En ‘Batman v Superman’ tenemos a Doomsday, una monstruosidad genética generada a partir de una mezcla de la propia sangre de Lex y ADN kryptoniano; en ‘Civil War’, es nada menos que el Soldado de Invierno (Sebastian Stan), que tiene su mente manipulada por HYDRA en las hábiles manos de Helmut Zemo.
Lo que es interesante señalar aquí es precisamente como estos factores encajan en sus respectivas historias. Doomsday es el plan de contingencia de Luthor, el plan B en caso de que esos estúpidos Batman y Superman encuentren un modo de evitar matarse el uno al otro; el Soldado de Invierno es parte indispensable del plan de Zemo, usándolo para aumentar más las tensiones entre el equipo del Capi y el equipo de Iron Man.
El destino del villano
Por si las maquinaciones y el uso de supervillanos no fuese suficiente, los paralelismos entre los antagonistas de ‘Civil War’ y ‘El amanecer de la Justicia’ continúan con sus destinos finales. En el primer caso, a Helmut Zemo no le basta con saber que los Vengadores nunca volverán a ser un equipo completo ya que intenta quitarse la vida, algo que evita Black Panther (Chadwick Boseman); en el segundo, Lex Luthor es detenido por las autoridades cuando se dan cuenta de que el atentado en el Capitolio era obra suya.
Puede parecer que ambos villanos acaben tras las rejas no es algo extraordinario ya que es una resolución común con la mayoría de los chicos malos de Hollywood, pero el hecho de que Marvel normalmente aprisione a sus villanos al final de cada película hace de este un paralelismo notable. Además, tanto Marvel Studios como Warner Bros. han anunciado ya que ambos personajes acabarán jugando un papel relevante en el futuro de sus respectivos universos cinematográficos.
Nuevos superhéroes con objetivos distintos
Mientras Superman y Batman están ocupados intentando contener a Doomsday en la bahía, una misteriosa figura aparece en el medio de la batalla para ayudar y tratar de cambiar el rumbo: Wonder Woman (Gal Gadot), que se reveló como una meta-humana anteriormente pero cuyos poderes no se muestran hasta la batalla culminante. Del mismo modo, mientras el Capitán América está tratando de rescatar a un inocente Soldado de Invierno de las autoridades, el enigmático Black Panther aparece supuestamente de la nada, tratando de reclamar el cuello de Bucky. Los espectadores descubren pronto que es T’Challa, el nuevo rey de Wakanda, y su búsqueda de venganza es tan grande que se alía con el grupo de Vengadores de Tony Stark con fin de tener una segunda oportunidad para matar al Soldado de Invierno.
En ambos casos, la llegada de este nuevo personaje superpoderoso altera drásticamente la dinámica de la historia y los futuros de sus universos.
Los nuevos héroes sirven de enlace
Cuando el polvo se asienta al finalizar ambas películas, la situación actual de los superhéroes ha cambiado, tal vez irrevocablemente. En ‘Batman v Superman’, Clark Kent ha muerto y Bruce Wayne se compromete a reunir a los metahumanos de los que Lex Luthor había ido recopilando información durante el último año y medio; en ‘Civil War’, Steve Rogers rescata a sus compañeros presos y forja un nuevo equipo con una nueva base de operaciones, tratando de mantenerse un paso por delante de la ley.
Lo que tiene de interesante comparando las dos historias, más allá del simple hecho de tener nuevos equipos, es el papel central que juega el misterioso recién llegado a las respectivas narrativas. Diana Prince se compromete a ayudar a Bruce a remover cielo y tierra para encontrar a los distintos metahumanos de los archivos de Luthor (teniendo en cuenta la personalidad bastante arisca de Batman, él va a necesitar los siglos de experiencia que ella tiene); T’Challa no solo concede asilo político a los Secret Avengers en Wakanda, sino que también se esfuerza para ayudar a curar a Bucky Barnes de su lavado de cerebro.
La importancia del autocontrol
Casi por necesidad, para justificar la premisa que lleva al conflicto, ‘Civil War’ y ‘El amanecer de la Justicia’ están repletos de venganza, miedo e ira. Lo que es interesante a destacar es que al menos algunos de los personajes que intervienen, y sin duda los más atrapados con la idea de venganza, terminan por aprender una importante lección sobre el valor de no perder el control.
A saber: cuando Black Panther finalmente alcanza al Coronel Helmut Zemo y está listo para acabar con su vida, él ve lo que la venganza le ha supuesto al sokoviano y lo que le está haciendo a Iron Man en ese momento unos pisos más abajo, enfrentándole con el Soldado de Invierno. En lugar de matarlo, T’Challa escoge hacer justicia, deteniendo al terrorista y entregándolo a las autoridades. Y Lex Luthor se salva dos veces de la venganza: la primera vez de un Superman rabioso, que aun así se niega a matar al astuto hombre de negocios tras enterarse de que su madre ha sido secuestrada, y más tarde de Batman, que opta por contener su práctica de marcar a sus objetivos.
Un día de furia
Este realmente es uno de los puntos más importantes, y uno de los más delicados, en la evolución de la película; situar a uno de los protagonistas en territorio peligrosamente anti-heroico, algo que podría comprometer la identificación o el apoyo del público hacia ellos. Tanto en ‘Civil War’ como en ‘El amanecer de la Justicia’ algunos de nuestros superhéroes hacen todo lo posible para ser asesinos.
Por supuesto, las películas también hacen todo lo posible para justificar la motivación de estos personajes en sus intentos de homicidio. En el caso de Iron Man es averiguar al final de la película que no era otro que el Soldado de Invierno quien mató a sus padres hace 25 años; para Batman es un movimiento frío y calculado, pesando los efectos de lo que un Superman enajenado tendría sobre toda la humanidad, incluso si solo hay una probabilidad de un uno por ciento de que eso ocurriera alguna vez, y decidir que debe matar definitivamente a un individuo para evitar millones de víctimas potenciales.
Cambio de bando
Bruce Wayne quiere parar a Superman por el gran potencial de daño masivo en caso de que el extraterrestre decidiera volverse en contra de la humanidad, y el Caballero Oscuro hace todo lo posible para llevar a cabo su plan, robando kryptonita, diseñando una armadura para contener la fuerza del Hombre de Acero, e iniciando una lucha sin cuartel. Sin embargo, una vez que se ve obligado a parar un momento y escuchar a Clark, se da cuenta de que su enemigo en realidad es humano (metafóricamente al menos) y que además ha sido manipulado por Lex todo el tiempo.
Exactamente de la misma manera, Tony Stark se prepara para la batalla contra Steve Rogers, incluso yendo tan lejos como para reclutar a varios exVengadores y otros individuos mejorados que son (relativamente) novatos con el fin de crear el equipo perfecto para lograr su fin. Sin embargo, una vez que los golpes se han dado y algunos miembros del equipo del Capi están entre rejas, Iron Man se da cuenta de que la razón tras las acciones de su ahora rival era correcta ya que Bucky Barnes es inocente del atentado en las Naciones Unidas. Como tal, Stark termina por violar los Acuerdos de Sokovia para ir a echarle una mano. Aunque en este caso su cambio de opinión dura poco.
Siempre resulta complicado encontrar el equilibrio entre servir a la continuidad anterior y crear tramas futuras en estas películas de universos compartidos, y en este caso resulta interesante el paralelismo entre DC y Marvel, ya que ambas compañías optaron por tomar el mismo enfoque exacto hacia la construcción de su mundo: presentar a los nuevos personajes como ya existentes en sus universos con el claro propósito de explicar más en futuras películas derivadas.
En ‘Capitán América: Civil War’ hay dos recién llegados, cada uno de los cuales recibe una buena cantidad de tiempo en pantalla e incluso tienen una escena postcréditos para avanzar el futuro de sus aventuras individuales en sus respectivos entornos: T’Challa es ahora el rey de Wakanda y el nuevo Black Panther, y Peter Parker (Tom Holland) obtiene un traje de Spiderman diseñado y construido por Tony Stark junto con una línea directa para comunicarse con Iron Man.
En ‘El amanecer de la Justicia’ encontramos a la mitad de la Liga de la Justicia: Flash (Ezra Miller), Aquaman (Jason Momoa), y Cyborg (Ray Fisher), aunque sus presencias se limitan aquí solo a una pequeña aparición rápida en forma de unos vídeos de corta duración en la amplia base de datos de Lex Luthor. Es justo lo suficiente para introducir rápidamente la esencia de cada personaje y, en el caso de Flash, para mostrar un poco de viaje en el tiempo, lo que ayudará a establecer un futuro punto de la trama de ‘Justice League – Parte I’.

Anuncios