X Men Apocalipsis: El regreso de Magneto.

Después de ver X Men Apocalipsis, me acabo de dar cuenta de la gran broma de Bryan Singer. Esta trilogía, nunca se trato de los X men, siempre se trato de MAGNETO, las tres juntas hacen el típico viaje del héroe y ese héroe, no es otro que Erick Lensherr , así que, lo lamento, han sido engañados por 5 años desde First Class ¡ja! ¡ja! ¡ja!
¿Las terceras partes siempre son las peores?
Las películas de X-Men por lo general tienen una trama con un planteamiento profundo e inteligente con hartos paralelismos (el holocausto nazi, la homofobia, la definición de la identidad en la adolescencia, las adicciones por evasión, el sentido de los movimientos sociales, el temor a dios), pero que por desgracia nunca igualan la densidad entre sus temas con la complejidad contenida y desarrollada para sus personajes. X-Men: Apocalypse es el mejor ejemplo de ello. Las ideas y la magnitud del planteamiento de esta cinta es tan emocionante como ambicioso. Pero la ejecución para muchos podrá resultar desastrosa, ya que se nota un gran cariño de Bryan Singer por lo que está contando y el material original al que le rinde tributo, pero no puede evitar dar un par de tropiezos en el desarrollo de todo hacia su épico tercer acto.
Sí, recuerda a Zack Snyder, pero nunca llega a ser desastroso, confuso y caprichoso. En lo personal creo que para amar y disfrutar de X-Men Apocalypse se necesitan cinco condiciones básicas:
  1. Tener paciencia durante los primeros 40 minutos de build up. Son confusos y cansados, pero una vez superados, la cinta inicia de verdad, con la secuencia de Magneto en el bosque.
  2. Estar conscientes que se trata de una película de superhéroes, no un filme dirigido por Kubrick. Ponerse muy exquisitos con la profundidad de la trama y su ejecución es casi absurdo.
  3. Tener la disposición de reírse, sobre todo cuando la estética de la viñeta del cómic se convierte en humor involuntario al trasladarse en algo live action.
  4. Saber discernir de que no por ser la peor cinta de esta segunda trilogía significa en automático que sea mala.
  5. Seguir el juego que la 20th Century Fox inició con Deadpool, donde ahora cada cinta de los héroes de Marvel puede plantear un tono y diseño de personajes distintos a los originales, justo como sucede en los cómics cuando son desarrollados por distintos equipos de dibujantes y creativos.
En general, las películas de esta franquicia resultan entretenidas, pero no me dejan ningún cabo suelto. Las veo y las olvido, quizá con excepción de alguna escena concreta o de la tercera parte, que es imposible de olvidar pero por otros motivos (algo de lo que el propio Singer se burla en un momento del film, con la oportuna ayuda de Star Wars). X-Men: Apocalipsis no es para mí una excepción a esta norma. Como entretenimiento pasajero cumple con creces, con un ritmo que, si no es frenético, sí es muy dinámico, y un buen número de personajes los cuales reciben un desarrollo proporcional a su importancia en la historia. Obviamente no encontramos el mismo cariño argumental hacia Mística, Scott Summers, Xavier, Magneto o Quicksilver, Ángel o Psylocke. El show es coral, pero la voz cantante la llevan unos pocos y eso se nota. Pero como decíamos, es completamente lógico.
Una adaptación tan sensata como condenada
La propia intención de adaptar desde el cómic Age of Apocalypse (en su esencia, nada explícito), con parte de la estética dibujada por Jim Lee, dentro del canon de los Hombres X, exigía una galería de excesos, de misticismo poco verosímil, viñetas de pose estática con actores reales, trajes tan ajustados como sexosos y un tercer acto tan atascado de destrucción como las de Transformers. Bajo esa premisa, exigir una cinta fuera de tales parámetros es un poco desubicado y caprichoso.
Hay escenas memorables, toneladas de fan service ( término vagamente definido utilizado en los medios visuales, particularmente por fans del manga y el anime, para referirse a elementos superfluos a la historia principal, pero diseñados para divertir o atraer a la audiencia. ) para quienes se han leído las sagas básicas contra este villano, o que recuerdan la serie animada de los hace dos décadas, y Quicksilver vuelve a robarse la película.
Aunque los pecados están presentes, como el inexplicable peso que se le busca dar a Jennifer Lawrence-Mystique y las motivaciones de algunos personajes, incluyendo a Apocalypse.
Ir dispuesto a reírse y sumergirse en los 80 convierte a X-Men: Apocalypse en una grata cinta, que se queda a años luz de la complejidad narrativa y dramática de Days of the Future Past, lo que no es necesariamente malo, y hasta cierto punto se siente fresco, con la oportunidad de plantear un nuevo universo para esta franquicia.A pesar de que su primera hora es un rompecabezas, en realidad la película nunca deja de ser divertida, y para su segunda mitad se convierte en lo que todos esperarían para pasar un muy buen rato.
Como aspectos a destacar, además del ritmo y de un humor mucho más sutil que el de sus “hermanas mayores” de la Marvel Disney, los efectos visuales son muy espectaculares y la película tiene tres secuencias fantásticas; la escena de apertura sobre Apocalipsis, con un rollito a lo Stargate que, a un amante de la sci-fi ya le gana la partida; la escena final, tanto la batalla (más típica y con todos los clichés del género que puedas enumerar) como, sobre todo, dos minutos finales absolutamente fan-service; y muy especialmente la secuencia de Quicksilver, metida a mitad de la película. ¿Recuerdan la escena de Quicksilver rescatando a Magneto en Días del futuro pasado? Pues multipliquen por 10 en espectacularidad, en calidad visual y hasta en humor bien incrustado. El resultado: posiblemente los 2.45 mejores minutos que he visto este año en una sala de cine.
Esto no es Marvel Studios
Hay siempre una tendencia a confundir las cintas de X-Men con el universo de películas de Marvel. Pero la realidad es que ambas juegan con reglas muy distintas. Mientras Avengers y compañía exige ver todas las cintas y series, para chutarse una comedia de dos horas, las de X-Men en realidad están más contenidas y ensimismadas, con actores de alto calibre, un oficio narrativo mucho más sólido y con un tono más serio, pero sin llegar a ser excesivamente pretencioso (excepto cuando ponen a Beethoven como música de fondo).
En cuanto a aspectos negativos, Michael Fassbender que parece que está ahí por el cheque y poco más, el villano es una calamidad, es un buen villano pero que se desinfla soltando discursitos y que en ningún momento transmite una auténtica amenaza, es un Ultrón de los X-Men, un villano con mucho nombre y mucha historia en el cómic pero cuya traslación a la gran pantalla. Igual que el esperadísimo cameo de Wolverine, que si bien sorprende por su crudeza y violencia, no deja de ser un pegote en medio de la película a la altura del de Flash visitando a Bruce Wayne en Batman v Superman. Está ahí para que la gente diga “¡Hala, sí es (fulano)!”. Más allá de eso, quítalo de la cinta y la situación podría haberse resuelto de cualquier otro modo.
Esto juega tanto a favor como en contra de esta cinta. Más aún con un planteamiento donde todo se vale y con un villano tan irregular.
Pero X-Men: Apocalypse, a pesar de no ser perfecta y estar por debajo de sus dos entregas anteriores, tiene el corazón en el lugar indicado.
Sweet dreams are made of this ♫ Who am I to disagree? ♪ I travel the world and the seven seas ♫ Everybody’s looking for something ♪“.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s